LA HOYA OFRECE LA TEMPORADA MÁS LARGA DE ESQUÍ

El centro de esquí de La Hoya inicia su temporada de invierno, como todos los otros de Argentina, a fines de junio o comienzos de julio, pero es el único que la extiende hasta avanzado octubre, en plena primavera, gracias a su ubicación, orientación y forma –justamente de hoya-, en la cordillera de Chubut.

1002995_10201707708238166_1969963057_n[1]

La Hoya es el centro de esquí con la temporada más extensa del país, por estar recostado sobre la ladera norte del cerro -es decir con orientación sur-, por lo que recibe poco sol y la nieve se mantiene inalterable durante mucho más tiempo que en otros.

1001656_10201707712638276_818405258_n[1]También dicen en Esquel que tiene “la mejor nieve del país”, una etiqueta que se disputan varios centros de esquí. Al respecto, Federico Urquizú, del CAM La Hoya, explicó a CSM que allí, los copos, al no ser afectados por el sol ni los vientos, no se aplastan sino que mantienen su ligereza original en el suelo durante mucho tiempo. “Otros también dicen que tienen la mejor nieve del país, pero la mejor está acá; cuando en otro centro de esquí puedan esquiar en musculosa en octubre, sobre nieve blanda, podrán discutirnos”, afirmó categórico, aunque claro no se puede asegurar que su versión sea objetiva.
Otra característica particular de este centro de esquí es que debido a la forma de hoya de la montaña, que le da el nombre al lugar, todas las pistas se interconectan y convergen en el punto de la base, a 1.430 metros de altitud, aún las que parten de la cota 2.075, que es la más alta, lo que según expertos brinda mayor seguridad y dinámica a las opciones para los esquiadores. Un dato que también diferencia al CAM La Hoya de otros sitios de deportes invernales es que es el más económico, con un costo de 240 pesos el pase diario en temporada alta, aunque esta accesibilidad no se extiende a los restoranes ubicados en las cotas 1.430 y 1.650, que son concesiones privadas y sus precios son similares a los de otros centros de esquí, y una simple pizza de muzzarella costaba entonces unos 120 pesos.

995697_10201766769554662_433209313_n[1]CSM estuvo en el lugar el día de la última inauguración de temporada de nieve, cuando la ciudad cabecera de la comarca, Esquel, amaneció con un cielo encapotado y cubierto de nubes bajas y densas. Pero con sólo transitar los 12 kilómetros que la separan de La Hoya se ascendía unos 850 metros y, ya por encima de ese manto gris, el sol  brillaba imponente en el azul del cielo andino patagónico y sobre el blanco absoluto de las recientes nevadas.

_DSC7561Los días previos fueron de clima inestable y con lluvias, pero gracias a ese cielo despejado y una espesa capa de nieve en polvo recién caída, el Centro de Actividades de Montaña (CAM) abrió ese día la mayoría de sus 29 pistas (de cuatro niveles de dificultad), sus circuitos fuera de pista y el espacio para principiantes.
En la jornada inaugural, la entrada y el uso de los diez medios de elevación (entre telesillas, pomas y “T-bar”) de La Hoya fueron gratis para todo el público, con el sólo pago de un seguro de cinco pesos. Según voceros de Turismo de Esquel, en esa jornada ingresaron unas 2.000 personas.

_DSC7609Gente de toda edad, aunque la mayoría jóvenes, mantuvo activos los medios de elevación durante todo el día inaugural, en especial durante la tarde, cuando el sol caía sobre las pistas, y poblaron sus circuitos, que conforman una red de más de 20 kilómetros. También muchos se aventuraron por los sectores fuera de pista, sobre nieves vírgenes. En los ratos de descanso poblaban los restoranes, especialmente el de mayor altura, y también jugaban con la nieve, que tras las precipitaciones de días anteriores semejaba espuma sobre los árboles y en los lugares donde no fue acondicionada para el tránsito por las pisanieves.

Por Gustavo Espeche ©rtiz

(derechos reservados)