El Carnaval de Gualeguaychú (Entre Ríos)

_DSC5526(2)

+

+

+

+

+

+

+

+

Imagen

Muchas plumas y poca ropa son una característica del carnaval más imponente de Argentina, que desde principios de enero expone su alegría en el corsódromo de Gualeguaychú. Desfile de comparsas, carrozas alegóricas, batucadas, cabezudos, bandas y pasistas caracterizan a este carnaval de estilo brasileño que se adelanta  a la fecha oficial de las carnestolendas y, desde principios de enero hace vibrar las noches de los fines de semana de esta ciudad entrerriana.

*

Imagen“Momo marca el compás, la banda viene sonando, se respira en el aire el encanto del Carnaval”, cantaba la banda de la comparsa que abrió el desfile de la primera noche del carnaval 2014. La comparsa campeona de la edición 2013, Kamarr, del Centro Sirio Libanés, dio el puntapié inicial, seguida por las otras dos participantes de este año: Papelitos, del Club Juventud Unida, y O’Bahía, del Club de Pescadores de Gualeguaychú.

Fue el primer sábado de enero, cuando bajo las luces de calidad diurna del corsódromo desfilaron durante unas cinco horas las nueve carrozas de esas tres comparsas, acompañadas por sus incontables muchachas esculturales y jóvenes apolíneos que hicieron famoso a este carnaval, aunque desde hace varios años incluye a gente de toda condición física y edad.

ImagenAllí pasan, en sus disfraces, tocando instrumentos o sobre las carrozas, desde niños hasta adultos mayores que hacen su aporte tanto en las noches ante un público que aplaude, ovaciona y baila sin parar en las tribunas, como durante los nueve meses de preparación de las comparsas para la gran fiesta.

*

*

*

LA PREVIA

ImagenEl día previo a la inauguración, CSM recorrió los “cuarteles centrales” de las comparsas que realizaban los toques finales para salir a escena. En grandes tinglados o galpones que parecían hangares, dentro de los cuales había salas y salones destinados a diversas actividades, fue sorprendente ver cuán lejos parecían estar de siquiera empezar con los toques finales.

ImagenContrariamente a lo que se podía esperar para la víspera del primer desfile, las carrozas estaban aún desarmadas y había gigantescas cabezas, manos, plumas y otras piezas desparramadas y en preparación, algunas aún lejos de sus trailers. Los pintores, soldadores y armadores de estos equipos trabajaban contrarreloj pero sin desesperar, ya que tenían tiempo para conversar y explicar sus tareas, aunque sin abandonarlas. También en los talleres de disfraces personales, se daban retoques, costuras, pegamentos y ajustes a máscaras, capas, coronas, cascos, espaldares y sus plumas u otros adornos, calzados y demás atuendos.

Imagen

Imagen

*

*

Imagen

Los responsables de la música y el baile tampoco descansaban y en las veredas y calles aledañas los percusionistas ensayaban concentrados en sus instrumentos y las instrucciones del director, mientras algunas pasistas practicaban la coreografía para el desfile. La comparsa Papelitos tenía su galpón frente a la cárcel de Gualeguaychú, cuyos reclusos tuvieron la oportunidad de observar y aplaudir ese virtual preestreno desde sus celdas, mientras los guardias lo hacían apoyados en el muro perimetral.

Imagen*

Era impensable que en unas 24 horas estarían listos para desfilar por el corsódromo, pero los más veteranos aseguraban que siempre las últimas jornadas previas al inicio del carnaval todos se entregan por completo y el espectáculo está siempre listo a tiempo. Desde esa tarde ya nadie dormiría hasta pasado el desfile inaugural.

*

Imagen*

En la tarde siguiente, bajo un impiadoso sol de enero, la tarea continuaba aunque con más calma -o quizás algo de cansancio- porque las carrozas y muñecos ya tenían forma y color. Donde había aumentado el frenesí era en las salas de maquillaje y vestuario, en las que hombres y mujeres formaban filas para pasar por las manos de especialistas y salir con sus disfraces a la medida y los rostros listos para el público.

*

*

INAUGURACIÓN

Imagen

Llegada la noche, todo salió como lo habían planeado y el público aplaudió con entusiasmo los desfiles y coreó la música que cada una preparó para esta edición y que se repetía durante la casi hora y media destinada a cada comparsa,como fondo para su desfile.

ImagenAunque esta ciudad ubicada sobre los ríos Gualeguaychú y Uruguay se adelantó dos meses al Caranval, los organizadores mantuvieron en la inauguración su tradición de retraso, que esa vez fue de más de dos horas, por lo que el corte de cintas que encabezó su intendente, Juan José Bahillo -programado para las 21.30- se concretó cerca de la medianoche y la fiesta comenzó casi a la 1 del domingo.

ImagenParte de la causa del retraso, se decía, fue que la comparsa O’Bahía debió romper la parte superior del galpón donde armaron su carroza, porque ésta superaba la medida de la entrada, y eso les demando casi una hora extra.

*

COMPARSAS

Gualeguaychú tiene cinco comparsas, de las cuales cada carnaval participan tres: la última ganadora y las dos que quedaron afuera el año anterior, en tanto las que no desfilan en esa edición participan igualmente de la organización de la fiesta. La ganadora del año anterior fue Kamarr, y en estos carnavales no participan -pero lo harán en 2015 junto a la ganadora de 2014- Marí Marí, del Club Central Entrerriano, y Ará Yeví, de Tiro Federal Gualeguaychú .

ImagenEl tema de Kamarr para este año es “Y… que en paz descansen”, que fue también el nombre de una de las canciones con que desfilaba, del que una de las estrofas más coreadas por el público dice “que en paz descansen aquellos que quieren prohibir, entierra la tristeza animate a reír”. La otra canción fue “Ponete el antifaz”, que parafraseaba por el opuesto el verso que dice “sacate el antifaz” en el tango “Siga el corso”.

ImagenLa segunda comparsa en desfilar fue Papelitos, cuyo tema motivo fue “Latidos”, en referencia al corazón de Latinoamérica, que pese a su sometimiento por otras culturas y las conquistas siempre pudo hacerse oír, según explicaron sus creadores a CSM.

Este tema fue también representado en las carrozas y disfraces alegóricos de esta comparsa, que en su entrada repetía tres canciones: “Papeliteando”, “Suena un tambor” y “Somos gente”.

Imagen

La tercera, O’Bahía, eligió para este año el tema “Homo Ludens” -inspirado en el libro del holandés Johan Huizinga- en referencia al “hombre que juega” y a los juguetes antiguos, previos a la electrónica, que demandaban un comunicación personal entre los niños.

 

Imagen

Durante su desfile se pudieron ver personajes y superhéroes de historietas y la personificación de los juegos aludidos, tanto en disfraces como en carrozas.

Imagen

*

*

*

O`Bahía presentó una sola canción para su desfile: “Pasión azul y blanca”, que son los colores que identifican al Club de Pescadores de Gualeguaychú, y que en la primera noche se escuchó hasta el cierre de la fiesta, cuando el cielo comenzaba a clarear sobre la costa del Uruguay.- (CSM)

*

Gustavo Espeche ©rtiz

(Derechos reservados)

— 0 —

*

*

O  P  I  N  I  Ó  N:

¿Y ESA GORDITA?

El carnaval de Gualeguaychú es el que más gente reúne cada año en su corsódromo. En la noche inaugural las tribunas albergaron unas 22 mil personas, y el intendente Bahillo dijo a CSM que para este año esperaba que se superen los 150 mil concurrentes de 2013.

ImagenSin embargo, vale aclarar que no es un carnaval participativo, como los de Noroeste Argentino, en cuyos poblados los protagonistas directos de la festividad son los vecinos, que salen con sus disfraces y protagonizan «topamientos» u otros encuentros donde hombres y mujeres libran batallas de agua, harina, talco, papel picada o perfumes. En Gualeguaychú -como en Corrientes, Buenos Aires, San Luis y otros- el público y los protagonistas están separados: uno desarrolla la fiesta y el otro mira, con un mínimo de participación periférica.

ImagenEsto también conduce a que cada uno quiera ser el que más gente lleva a sus tribunas y entonces, en busca de ese rating recurren a los famosos de la TV y desde hace algunos años para aumentar la difusión de las fiestas populares se contratan a las llamadas celebrities (verbigracia gente de la farándula), especialmente si han nacido en la provincia.

De alguna manera, esto desvirtúa el espíritu genuino del carnaval, ya que pasa a ser más protagonista la celebritie -generalmente contratada por un cuantioso cachet- que quienes realmente celebran y son el alma de la fiesta. Además, una cosa son los estudios televisivos con toda la producción y trucos de imagen y otra es al vida en vivo y en directo sin cámaras de por medio.

En la noche inaugural de Gualeguaychú, la celebrity invitada fue Andrea Rincón, quien ante al despliegue artístico y creativo de centenares de gualeguaychenses sólo tenía para exponer su cuerpo. Es decir, la parte de su cuerpo que la hace famosa: los glúteos (o “cola”, en la forma coloquial más fina), sobre los cuales -desde la carroza en que acompañaba a una banda de música- caían dos potentes spots que resaltaban tales redondeces.

Imagen

El problema de esa luz tan fuerte era que también resaltaba claramente que ya no eran reales o naturales en un cien por ciento, sino que por allí habían pasado cirujanos que los agrandaron, levantaron y se las arreglaron como pudieron para que queden sostenidos.

ImagenDe hecho, era patético -o casi lastimoso- verla con esa pieza artificial que no terminaba de encajar con su cuerpo, al que además le sobraban unos gramos, frente a la belleza genuina de decenas de chicas -más jóvenes aún que ella- de las comparsas, que exponían su frescura y naturalidad en forma ininterrumpida. Cabe aclarar que quizás porque en Gualeguaychú la vida gira casi todo el año en torno al carnaval, las pasistas son un modelo de imagen y todas las niñas quieren ser como ellas o integrar una comparsa, y así es que la ciudad se caracteriza por la belleza, especialmente física, de las adolescentes, jóvenes y aún mujeres maduras aunque no integren alguna agrupación carnavalera.

De todos modos, muchas cámaras y micrófonos -especialmente de medios locales- convergieron hacia la Rincón durante y después de su paso por el corsódromo, en algunos casos animados los periodistas por la gente de Prensa de la organización del carnaval.

ImagenEntre el público que vivía y disfrutaba de la fiesta de Momo al margen de los sucesos de la farándula, hubo quienes se preguntaban quién era esa gordita en la carroza de la banda o hacían bromas sobre su trasero artificial. 

También la pregunta sobre si era necesario y qué aportaba al carnaval de Gualeguaychú su presencia quedó flotando en el ambiente, en ciertos casos acompañada por la memoria del consabido dicho atribuido a Unamuno de que “lo que natura non da Salmanca non presta”.-

*

*