Noticias CSM: El único Via Crucis submarino del Mundo

_DSC9397*

Varias decenas de buzos, encabezados por un sacerdote, realizaron este Viernes Santo el único Via Crucis submarino del Mundo, en la ciudad chubutense de Puerto Madryn, este año con la benfición del Papa Francisco. 


*

*

*

Luego de nueve años de hacer la procesión que recrea el camino del Calvario de Cristo totalmente por el fondo marino, desde el año pasado incluye varias estaciones en las calles, para que puedan participar todos los vecinos de esta ciudad, que ratifica así su condición de Capital Nacional del Buceo en Argentina.

ImagenEstas procesiones las lidera desde 2003 el cura párroco Juan Gabriel Arias, quien en la noche del viernes fue izado por una grúa en el muelle Comandante Luis Piedrabuena, dentro de una canasta y junto a una gran cruz, para luego descenderlo y sumergirlo en el mar con un traje de buzo bajo los hábitos. Allí lo esperaban los buceadores y snorkelistas, más una corte de kayaks y pequeñas embarcaciones.

La procesión submarina se extendió este año sólo por las estaciones 11ª y 12ª del Calvario, para emerger caminando y portando una gran cruz de tubos de PVC en la playa frente a la avenida Costanera Roca, donde miles de personas que había participado de la caminata terrestre los esperaban portando velas que iluminaban la fría noche patagónica. Allí se recordaron las últimas dos estaciones de Cristo en su Via Crucis y se realizó un oficio religioso a cargo de Arias y sus pares Jesús María Achuchón, de Colombia, e Hilarión Mamani, de Bolivia, residentes en Madryn.

ImagenEn esta oportunidad, la procesión recibió la bendición formal del Papa Francisco, como oportunamente la tuvo de Juan Pablo II. Arias recordó que la autorización para su primera edición la otorgó el actual pontífice, cuando era el cardenal Jorge Bergoglio.

Arias también es famoso por haber integrado la Comisión Directiva de Racing Club (algunos dicen que es fanático de La Academia) y por ser presidente de la organización “Racing Solidario”. Lleva varios tatuajes alusivos al club de Avellaneda, entre ellos –en su bíceps derecho- un Cristo con el escudo del equipo en el pecho.

Antes de iniciar la caminata, este sacerdote porteño de 38 años contó a CSM que éste era su último Vía Crucis submarino, ya que pronto irá a misionar en Mozambique, un país que pidió como destino después de realizar allí tareas religiosas en los últimos años. En octubre también irá a visitar al Papa Francisco.

Desde el punto de vista turístico, este original Via Crucis tiene importancia para la ciudad, dijo a CSM la secretaria de Turismo de la ciudad, Cecilia Torrejón, quien señaló que se suma  a otros importantes productos locales,  como los avistajes de ballenas, aunque Semana Santa no es temporada.

“Se ha convertido en un clásico para Puerto Madryn que aporta mucho en lo turístico, además de la fe, porque se suma a otras actividades de Semana Santa como la Feria de los Pescadores y el Mercado Artesanal, que cada vez traen más visitantes para esta fecha”, afirmó la funcionaria.- (CSM)